SSO: Saqueo, mentiras y nuevos millonarios

* Elige titular de Sedesol, José Antonio Meade malas amistades en Oaxaca

* Otra vez preguntamos, ¿y cuándo van a parar a la Sección 22 de la CNTE?

* No cesan arbitrariedades e inseguridad en Santa Lucía del Camino

A punto de terminar el sexenio, los Servicios de Salud de Oaxaca se siguen debatiéndose entre mentiras, corrupción, y nuevos millonarios. Sí, el cambio de Germán Tenorio Vasconcelos por el ingeniero Héctor González Hernández no ha frenado en absoluto el terrible saqueo del erario, en perjuicio de la población más vulnerable.

¿Qué balance oficial habrá de la atención médica y hospitalaria a más de dos millones de oaxaqueños que carecen de servicios de seguridad social? Sin duda que se dirá que se atendió bien y pronto a la población, que se le dieron los medicamentos sin contratiempos, que el Seguro Popular sigue siendo la panacea y que hay muchos hospitales y clínicas construidas y concluidas. Sin embargo, la realidad es otra, y muy lamentable.

Para iniciar, hay que recordar que el sexenio del gobernador Gabino Cué Monteagudo arrancó con una serie de acusaciones en contra de sus antecesores José Murat y Ulises Ruiz (que, fuera de los señalamientos que aquí se han hecho, sí impulsaron –por lo menos están a la vista y funcionando– una gran red hospitalaria) de dejar inconclusas 102 obras médicas.

Hasta de la desaparición de un acelerador lineal culparon en su momento (y recordamos aquí en diversas ocasiones el señalamiento directo en contra del ex titular de los SSO, Martín Vásquez Villanueva, a incluso denunciaron del desvío de ese instrumento de tratamiento para el cáncer, que tuvo un costo de 118 millones de pesos, y que se adquirió con el apoyo de las fundaciones Gonzalo Río Arronte y Alfredo Harp) a la anterior administración.

Hubo denuncias penales y la PGR abrió una averiguación previa (PGR/OAX/OAX/V/161/2011) por presuntamente el aparato jamás existió pero sí la erogación financiera. Al final ninguna de las denuncias prosperó y no se fundó el señalamiento e incluso Vásquez Villanueva obtuvo su constancia de no inhabilitación y ha participado en diversos procesos electorales, además de haber sido legislador local y federal en este sexenio.

El 24 de mayo de este año (periódico Noticias de Oaxaca), el encargado de Salud, Héctor González, declaró que se adquirió este moderno aparato y que tuvo un costo de 90 millones de pesos; en absoluto mencionó algún fraude.

Y resulta que la semana pasada el gobernador Gabino Cué y el responsable de los SSO recorrieron ni más ni menos que el espacio (un búnker que por cierto lleva cinco años de construcción) para ese aparato e incluso se presumió que es el único a nivel sureste del país; según los SSO, tuvo un costo superior a los 110 millones de pesos (20 millones más a lo declarado). El caso es que la denuncia contra el anterior gobierno jamás prosperó.

Se señaló que más de 100 obras quedaron inconclusas, principalmente hospitalarias, y que 45 empresas constructoras eran “fantasma”, pero cinco o casi seis años después, tampoco hay castigo para los “defraudadores”… porque no hallan cómo comprobar el supuesto delito.

De la obra rezagada, ¿sabe cuántos hospitales ha concluido el gobierno actual? Acaso dos, pues el resto continúa abandonado y nada más hay que recordar el caso de San Agustín Loxicha, el de Reyes Etla o el de Coicoyán de las Flores; ni un peso para reactivarlos.

Peor aún, no más de 10 clínicas se han construido o terminado, mientras que el Hospital de la Mujer en Coyotepec lleva por lo menos tres sexenios sin avances; en este gobierno, únicamente se adaptó la infraestructura con, por supuesto, una inversión multimillonaria de la que no se ha dado cuenta.

¿Qué avances hay en salud? Ninguno, más bien retrocesos. Cada año, los Servicios de Salud obtuvieron aproximadamente cinco mil millones de pesos, la mitad para el Seguro Popular, sin embargo los servicios cada vez son más deficientes; no hay médicos ni medicinas, se pagan excesos a algunos hospitales particulares mientras el Hospital Civil cae a pedazos.

Por el contrario, han surgido nuevos millonarios, como Germán Tenorio Vasconcelos, que continuamente presume sus viajes al extranjero y hasta un avión se compró, y tampoco hay castigo; más bien, Contraloría se apresuró a deslindarlo.

A finales de 2014 y para comenzar a limpiar expedientes, fue destituido Salvador Monroy, acusado por el propio sindicato de salud, de graves desvíos financieros; se fue a su casa a descansar tranquilamente y a pasear por el mundo con sus millones.

En su lugar fue designado el ex director del Monte de Piedad, Rogelio Hernández, recomendado de Andrés Manuel López Obrador y que apoyó desde ese lugar las candidaturas de Morena; tampoco hay investigaciones.

En febrero del año pasado fue detenido Carlos Tito Rangel, subdirector de Finanzas de los SSO, por sus derroches, excentricidades, malversación multimillonaria, con múltiples casas por doquier, después de tener una modesta vivienda en Xoxocotlán; pero resulta que ya salió libre y sigue disfrutando sus millones.

Tras ser cesado pero no consignado, el 6 de marzo del año pasado fue asesinado de manera por demás extraña el que fuera responsable de las finanzas de los SSO, Rafael Pérez Gavilán, con lo cual quedó en el hermetismo y en la tumba parte de los millonarios desvíos.

¿Por qué no ha cambiado la situación tras la llegada de Héctor González Hernández? Por la sencilla razón que siguen operando siniestros personajes, como Hugo Espinosa Morales, quien sigue protegiendo a los principales saqueadores de la salud de los oaxaqueños.

¿Habrá castigo a los funcionarios que han desviado recursos multimillonarios? Lo dudamos, les dio tiempo para limpiar expedientes. El saqueo y la corrupción quedarán impunes.

 

NIMIEDADES

1.- Uno de los pocos funcionarios federales que ha llegado a Oaxaca es JOSÉ ANTONIO MEADE, titular de Sedesol, al que por cierto en la mayoría de las ocasiones no ha acompañado el gobernador Gabino Cué. Sin embargo, Meade, quien aspira a la candidatura presidencial, ha escogido mal a sus amistades y se ha dejado placear por todas partes por un candidato perdedor, EVIEL PÉREZ MAGAÑA, subsecretario de la Sedesol, así como por el senador JORGE TOLEDO LUIS, quienes insisten en ponerle el fierro ulisista a Meade, para de alguna manera quemarlo políticamente. Así ocurrió en la última visita, el pasado fin de semana, en que no dejaron ni a sol ni a sombra al funcionario, haciendo todo lo posible para que fuera identificado con el equipo de perdedores. Mal Meade y mal sus asesores, que lo único que han originado es que exhiban al titular de la Sedesol, como ocurrió hace un mes en Huatulco, en que exhibieron fotografías en una opípara cena en Huatulco, mientras Oaxaca sufría desabasto.

2.- ¿Y quién para la CNTE? Nadie. Libres y sin haber pagado las fianzas, RUBÉN NÚÑE GINEZ y FRANCISCO VILLALOBOS (a quien identifican con Pérez Magaña) siguen impunes; va casi una semana en que no ha iniciado el ciclo escolar en la mitad de las escuelas; van dos días de terribles bloqueos carreteros con la comisión de delitos que siguen impunes; continuará el terrible daño a la niñez, mientras el titular de Segob, Osorio Chong; el titular de la SEP, Aurelio Nuño, y el titular del IEEPO, Germán Cervantes, siguen apapachando a la Sección 22… y generando más odio y rencor en Oaxaca.

3.- Otro caso de saqueo e impunidad es SANTA LUCÍA DEL CAMINO, que sigue cobrando altísimas cuotas a pequeños y grandes comerciantes. El edil GALDINO HUERTA ESCUDERO jamás regresó a su cargo pero sigue manipulando los negocios, vía OSCAR SEGURA, y robando, literalmente, a cuando empresario o comerciante se deje, e incluso se atrevió a clausurar hace algunos meses la Macroplaza. Los negocios bollantes, pero la inseguridad terrible y en la colonia del Bosque, apenas el martes secuestraron, a plena luz del día, a un empresario. ¿Alguien que quiera meter en cintura al ayuntamiento de Santa Lucía?